Bendito Gas

Argentina, Siempre Argentina

 

 


Versión texto plano

Pasado, Presente y Futuro

  • Año 2005, Se agotan las reservas de gas.
  • Año 2012, expropiación de YPF, se nacionalizan 51 % de las acciones a manos del Estado y la Provincias
  • Año 2014, Contará con gas boliviano al menos hasta 2025
  • Año 2015, Gran expectativa; VACA MUERTA una gran esperanza. Sin embargo el desarrollo de la extracción de hidrocarburos , no responderá a las necesidades urgentes del país.
  • Expertos Aseguran que será muy dependiente del gas importado hasta 2035

Setenta años de gas: éxito, penitencia y encrucijadas de una industria clave.

El 5 de marzo de 1945 se creó la Dirección Nacional del GAS, antecesora de Gas del Estado y madre de la industria en el país, que a su vez lidera el segmento a nivel mundial.  

Setenta años después, la Argentina debe resolver una encrucijada: “como aumentar la oferta de ese hidrocarburo y, al mismo tiempo, reducir su dependencia de él.

En la actualidad, el gas natural constituye la mayor fuente de energía primaria a nivel local, con una participación de un 54% en la matriz, además de ser el principal combustible en la generación térmica, al representar más de un 60% de la generación total.

Y pese al declive en la producción y los inventarios de los últimos años, de cara al futuro su protagonismo está asegurado de la mano del shale“.

Maldita bendición

Dice, Daniel Montamat, dirigió Gas del Estado entre 1985 y 1986,  la producción gasífera nacional fue creciendo de manera constante hasta 2005.

Ese año lamentablemente empezó a caer de manera sistemática las reservas probadas en la última década , se desplomaron como  consecuencia de una política cortoplacista depredatoria del capital energético.

 Hoy importamos porbarco, y desde bolivia, más de un cuarto del gas que se inyecta al sistema a precios que en ciertos periodos han cuatriplicando los valores del mercado doméstico.

 El desarrollo del gas natural en la Argentina fue hasta la última década una especie de política de Estado implícita. “Al principio, porque permitía sustituir petróleo para alcanzar el autoabastecimiento, y luego, porque era un recurso fósil relativamente abundante y de baja contaminación para apuntalar nuevas demandas (gas vehicular, generación eléctrica, etc.).

Hoy pagamos las consecuencias de haber entrampado una política de largo plazo en las urgencias populistas de corto plazo.

Pero la geología argentina nos sigue señalando la riqueza relativa del gas natural y el potencial que nos ofrece su desarrollo a futuro. “El fluido fue y será una bendición para el desarrollo económico y social que todavía nos debemos”

VACA MUERTA UN FUTURO ESPERADO …..

VACA MUERTA, es una formación de Shales (gas de lutita) situado en la Cuenca Neuquina en las pcias de Neuquén, Río Negro y Mendoza.El arqueólogo Edwin Weaver fué quien lo descubrió, hace casi 90 años, La presencia de una nueva roca generadora en las laderas de la Sierra de Vaca muerta mientras realizaba estudios de campo para Standard Oil California (Chevron) En 1931. Weaver publicó sus descubrimientos,entre ellos, el que llamo Formación de Vaca Muerta.YPF confirmó esas investigaciones en 2011 , se anunció que las reservas probadas del yacimiento podría estimarse en 927 millones de barriles (741 millones de petróleo el resto de Gas).

UN GRAN FUTURO

 De los 170.000 millones de barriles de petróleo equivalente estimados como recursos no convencionales en la Argentina, Montamat, calcula que unos 143.000 millones son recursos de shale gas (es decir, un 84%).

Con 70.000 millones de barriles equivalentes en recursos, Vaca Muerta presenta un 77% de gas y un 33% de petróleo. “En suma, tenemos mucho más gas que crudo en cuanto a potencial no convencional.

Sin embargo, la actividad de la industria hasta ahora ha estado mucho más concentrada en desarrollar la potencialidad del shale oil que la del shale gas. De los 370 pozos perforados en Vaca Muerta, sólo un 5% se concentraron en desarrollar gas natural”, advierte.

Es por ello que, incluso asumiendo el desarrollo incipiente de los recursos no convencionales, la extracción de shale oil ya representa un 5% de la producción nacional de petróleo, mientras que la de shale gas explica menos del 1% de la oferta local.

La preferencia por el desarrollo del petróleo no convencional no es caprichosa, se deriva del sistema actual de incentivos relacionado con los precios y con las reglas especiales que liberan a una parte de la producción del cepo cambiario y de la fijación de valores discrecionales en el mercado doméstico” (Decreto 929/13 y nueva Ley de Hidrocarburos 27.001).

El gas natural, a diferencia del petróleo, no tiene un precio de referencia internacional, y además padece más restricciones logísticas para su comercialización internacional.

“Pero la Argentina cuenta con una estructura de gasoductos regionales hoy casi vacíos que podría rehabilitarse a fin de colocar flujos de producción de gas en el mercado regional”, sostiene el especialista.

Desde su óptica, una nueva política que permita rehabilitar la exportación de ciertos volúmenes de gas a la región sin restricciones cambiarias, fundada en nuevas señales de precios domésticos (que con el tiempo podrían ajustarse a las variaciones de la tasación del fluido de importación), se convertiría en la mejor respuesta al nuevo escenario mundial.    “Así podría sostenerse la expectativa inversora en Vaca Muerta y aprovecharse el potencial que ofrece la geología nacional”.Gas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *